Cualidades que definen a una persona creativa

Cualidades que definen a una persona creativa

Dejemos a un lado los estereotipos del ser creativo, que casi siempre pensamos en un artista ya sea en el campo del arte, de la pintura, de la literatura, etc. Porque, como vengo insistiendo en varios de los artículos aquí publicados, la creatividad es una habilidad que está presente en toda persona y en todo tipo de actividad humana por muy cotidiana o intrascendental que sea la misma.

Se han realizado diferentes investigaciones por numerosos psicólogos sobre las cualidades que podrían caracterizar a la persona creativa, llegándose a determinar hasta ocho características determinantes del ser creativo:

Sensibilidad: manifestar sensibilidad especialmente a los problemas, y necesidades de los demás; capacidad de percibir todo lo extraño o inusual que existe en las personas, cosas o situaciones específicas de la vida cotidiana.

Fluidez: es desarrollar la capacidad para obtener ventaja en una situación específica y, además, tener esa capacidad de observar cada paso del proceso como una nueva oportunidad que permita evaluar el problema, antes de seguir adelante. Aquí se manifiesta de forma más clara por la cantidad de ideas que propone para una situación concreta más que por la calidad en sí misma, siendo una o alguna de ellas las que finalmente prosperen tras la combinación de otros factores posteriores.

Flexibilidad: es la capacidad para adaptarse a las nuevas situaciones nuevas y a los cambios sociales, tecnológicos, económicos… Su capacidad de lanzar ideas se manifiesta aquí por su versatilidad para pasar de una propuesta a otra totalmente distinta aún siendo para resolver una misma necesidad o problema.

Originalidad: alcanzar soluciones, propuestas o ideas fuera de lo habitual, entendiéndose la misma como aquella que no es de esperar en un grupo determinado de personas por su especialidad, por su preparación, por su formación…

Redefinición: es la capacidad para redefinir las ideas, los conceptos, las personas o los objetos para lograr nuevas funcionalidades, es decir, ver de forma distinta y para nuevos usos a esos objetos o situaciones.

Análisis: es la capacidad de abstraer las partes de un proyecto y comprender las relaciones entre cada una de sus piezas, es decir, extraer detalles de la totalidad.

Síntesis: es la habilidad de combinar varios elementos o piezas de un proyecto para llegar a una totalidad.

Coherencia de organización: es la capacidad de organizar un proyecto, expresar una idea o crear un diseño de modo tal que nada sea superfluo.

La lista de cualidades no está cerrada sino que se puede incluir nuevos elementos. Por otra parte, tampoco quiere decir que deban aunarse todas y cada una de ellas en el ser creativo, sino que pueden actuar con combinaciones distintas.

Repasando esta lista, podemos pensar en personas que de forma clara y manifiesta han demostrado una creatividad excepcional, seguro que en vuestras cabezas tenéis alguno que os llame la atención, repasad si cumple las cualidades expuestas. En mi caso, por ejemplo, pienso en Steve Jobs del que publiqué un artículo recientemente sobre “El proceso creativo de Steve Jobs” y veo todas y cada una de ellas no solo en su palabras sino y, sobre todo, en su devenir productivo.

Si te ha gustado este post, suscríbase a mi RSS feed!
,